Menu
Menu

Los 5 mejores mordedores naturales de bebé de 2019

Si ha llegado la hora de comprar un mordedor a tu bebé, lo más seguro es que visites muchas páginas sobre cuáles son los mejores mordedores naturales de bebé de este año. Es algo por lo que hoy día se pasa muy a menudo y, por eso, hoy queremos hablarte de los que hemos considerado los cinco mejores.

Los mejores mordedores naturales de bebé de 2019

Un mordedor natural adecuado, ha de cumplir con una serie de requisitos para mantener intacta la higiene oral de los bebés y niños. El hecho de que sea de una pieza (o varias pero con seguridad), no llevar sustancias tóxicas, etc. son algunas de las características que, seguramente, ya habrás leído en más de una ocasión.

Lo mismo sucede con los diferentes tipos de mordedores, seguro que todos ellos dicen que son los mejores mordedores naturales de bebé del año, pero, ¿realmente es así?

Hemos recopilado los cinco mejores, por sus características, y te hablamos de ellos, tanto de lo bueno como de lo no tan bueno. Después, la decisión será solo tuya. Y de tu bebé, claro.

El mordedor Sophie, la jirafa

mordedores infantiles jirafa sophie
Fuente

El mordedor natural Sophie, la jirafa, es uno de los más conocidos y también de los más adquiridos por padres y madres. Se ha escrito mucho sobre él, incluso en nuestro blog, y lo cierto es que, en 2019, sigue siendo uno de los mordedores mejores que hay en el mercado.

Entre las ventajas que tiene está el hecho de que no tiene ninguna sustancia tóxica ya que está libre de BPA, ftalatos, etc., y es una pieza única, además con un diseño que se adapta a cualquier niño.

El único inconveniente que puedes tener con él es ese agujerito que tiene, que impide que puedas limpiarlo con agua (sumergiéndolo) y tienes que hacerlo pasándole un paño.

El mordedor natural Ana Banana

Mordedor infantil Ana Banana Plátano

Ana Banana es uno de los mordedores naturales, junto con Sophie, la jirafa, mejor del 2019. Es un mordedor con forma de plátano, lo que permite que los bebés lo manipulen sin mucho problema y ejerciten así sus manitas. Al tener este diseño, los bebés pueden metérselo en la boca fácilmente sin que por ello vayan a atragantarse (más que nada porque no les entra).

Está cuidado al máximo detalle en cuanto a fabricación y materiales implicados en el proceso. Es, además, un mordedor de una sola pieza, y puede limpiarse con agua y jabón fácilmente.

El mordedor Wally, la sandía

Mordedor para bebé - Wally, la sandía

Wally, la sandía es uno de los mordedores naturales más grandes que hay en el mercado. Su diseño frutal ayuda a que los niños se relacionen con las frutas e incluso sean más proclives a probarlas y consumirlas al haber pasado parte de su etapa con ellas, aunque fuera a través de un mordedor.

Entre sus pros, está el hecho de ser natural, hecho con maderas de Hevea, y la ergonomía que tiene el mordedor, ya que puede adaptarse a cualquier niño. Destaca también el que no tenga ningún agujero; no se puede esterilizar, pero sí lavar bien, sumergiéndose incluso.

Como pega, podríamos decir que también es su tamaño, sobre todo si buscas un mordedor infantil más pequeño.

El mordedor Bright Startsmordedor Bright Starts

Este es uno de los mordedores para bebés que puedes congelar. Es uno de los mejores para 2019 y puedes adquirirlo en Amazon. La ventaja que tiene con respecto a otros es que están llenos de agua y cuentas con la posibilidad de congelarlo, ya que, como sabes, el frío puede aliviar el dolor de las encías y boca del bebé. Además, cuentan con diferentes colores y texturas, para fomentar así los sentidos de los más pequeños.

Como punto negativo para este mordedor está el hecho de que, al congelarlos, todo el mordedor va a estar frío y puede que a tu bebé no le guste tener en la mano una cosa con una temperatura demasiado baja, además de que llega a ser molesto y al final tienes que dárselo con un paño o algo parecido.

El mordedor natural Cathy, la zanahoria

Mordedor de zanahoria Cathy

Cathy, la zanahoria es un mordedor para bebés pero con una forma diferente a los anteriores porque hablamos de una pulsera mordedor. Es decir, se trata de colocársela al bebé en su muñeca para que pueda morderla o agarrarla con una o dos manos. Al ser circular, el agarre es mucho mayor y le facilita la tarea de sostenerla.

Pero tiene el problema de que puede no llegar a donde el bebé lo necesita, por lo que hay que tenerlo en cuenta a la hora de adquirirlo. Y es que ese es el problema de los que tienen formas cilíndricas o similares, que pueden quedarse cortos cuando los niños quieren llegar hasta el fondo de sus encías y no lo consiguen, acabando con el mordedor a un lado y ellos con la mano, u otro objeto, en la boca.

¿Te resultó útil este artículo?

Valoralo pulsando las estrellas

Valoración media / 5. Votos: