Menu
Menu

¿Son útiles los mordedores para bebes? Opiniones y recomendaciones de uso

El uso de los mordedores, igual que ocurre con el chupete, tiene opiniones a favor y en contra. Hay quienes piensan que los mordedores para bebés son útiles, mientras que otros consideran que afectan al desarrollo dental y que no deberían utilizarse.

Opiniones al respecto hay muchas y muy variadas; tantas que a veces no sabes si es lo mejor dejarle un mordedor o quitárselo de forma radical y paliar el dolor de encías o dientes de otra manera. Pero, antes, conviene que analices todas las posturas, algo que vamos a hacer aquí.

Los mordedores para bebés y los que están a favor de ellos

Por norma general, el momento en el que se utilizan mordedores para bebés es cuando los dientes comienzan a salir, casi siempre a partir de los 6-9 meses. En ese momento, los niños empiezan a sentir dolor y cogen cualquier objeto que puedan introducirse en la boca para acercarlo al punto del dolor y, con la mordida, aliviar de algún modo lo que sienten.

Es por ello que la función de los mordedores es esa misma, el darle un objeto que esté limpio para que pueda calmarse con él. Ahora bien, los que están a favor de los mordedores para bebé, también hablan de que tiene muchos otros beneficios. Entre ellos:

1. Le ofrecen un desarrollo motriz

En el sentido en que el niño puede aprender a agarrarlo desarrollando así la «pinza» con sus dedos y aprendiendo a manipular y a ejercer presión en un objeto. De esta forma, mejora sus manos en general.

2. Desarrolla sus sentidos

Por ejemplo, el sentido de la vista con los colores llamativos que tiene el mordedor. También estaría más desarrollado, en algunos más que otros, el sentido del tacto, sobre todo cuando el mordedor tiene diferentes texturas.

3. Desarrolla su imaginación

Un mordedor para bebés se ve como tal. Pero para los niños puede ser muchas otras cosas y pueden utlizarlo para distintos usos, ya que ellos no limiten el objeto a un solo uso y obvian los demás, al contrario, suelen encontrar un variopinto uso de un mismo objeto.

mordedores para bebés
Fuente

Los mordedores para bebés y los que están en contra de ellos

Por su parte, hay opiniones en contra de los mordedores para bebés. La principal queja sobre los mordedores es el hecho de que pueden afectar al desarrollo de los dientes.

Esto es debido a que, como suelen ser piezas, más o menos hechas de material sólido, el bebé puede, involuntariamente, generar presión sobre los dientes. Esto haría que estos se inclinen y se desarrollen mal, provocando que los dientes definitivos también salgan mal y se necesiten después aparatos u ortodoncias para colocarlos en su sitio.

Otro de los motivos que dan aquellos que no son amigos de utilizar mordedores es el hecho de que muchos pediatras, y en general todos, cuando tenemos dolores, tendemos a huir de la zona dolorosa, y no acercar ningún objeto presionando sobre ella porque el dolor sería mayor.

En este caso, los propios mordedores fríos tampoco los ven adecuados por el hecho de ser duros y de acabar durmiendo toda la boca sin ir solo al punto de dolor.

Igualmente, la aparición en las noticias de mordedores para bebés que no cumplen el estar libres de sustancias tóxicas hace que más personas estén en contra de ellos porque se pone en riesgo la salud del pequeño.

En este sentido, la decisión final la debes tú en base a tu bebé y a lo que pienses que puede ser más adecuado para su desarrollo.

Las mejores recomendaciones de uso

Si finalmente te decantas por los mordedores para bebé, entonces necesitarás tomar en cuenta una serie de recomendaciones para que el que te guste sea también la mejor elección. Para ello:

1. Busca mordedores sin sustancias tóxicas

Es decir, un mordedor con una marca de calidad detrás, con la etiqueta CE para saber que ha superado las exigencias, y además si está libre de toxicidades, materiales como ftalatos, BPA, etc. mucho mejor.

2. Mordedores «a prueba de bebés»

Y es que, cuando los bebés ya tienen dientes, son capaces de morderlos y no sería lo mejor que, en una de esas, le hiciera un agujero. Más que nada porque por ahí puede filtrarse agua y hacer que críe moho o bacterias que pondrían en peligro la salud bucal de tu bebé.

3. Que sean mordedores para bebés de una sola pieza

Porque si son varias piezas y alguna se rompe, corres el riesgo de que se atragante con ella. De hecho, hay algunos mordedores, como los de collar, o los que tienen muchas piezas, que si bien cumplen su cometido, también entrañan riesgos para el bebé y hay que estar muy pendiente de ello.

¿Te resultó útil este artículo?

Valoralo pulsando las estrellas

Valoración media / 5. Votos: